Un misionero entre los Samburu

Una experiencia “salvaje”

A veces pienso:” que hace un chileno por las misiones del IMEY en el norte de Kenia y me quedo pensando y me digo es una experiencia salvaje!!” En Chile se acostumbra decir entre los jóvenes que algo es salvaje cuando es verdaderamente original y único y si! Nuestra misión de Tuum en el norte de Kenia es realmente salvaje!!  Llegué a vivir en Tuum en mayo del 2013, una misión en medio del pueblo samburu con algunas comunidades turkanas, si me agrego yo podemos decir que es una misión tri cultural, ya que a los extranjeros en Kenia nos llaman muzungos o, gente que lo único que sabe hacer es dar vueltas alrededor de aquellos que trabajan. Somos unas 10.000 personas que vivimos a los pies de una montana que es sagrada para el pueblo de los samburus: el Monte N’giro, cerca de un charco alrededor del cual nació la humanidad el Lago Turkana de una belleza lunar y un color inolvidable a los ojos humanos. Nuestras comunidades habitan en el corazón de lo que llamamos el Rift Valley, por lo tanto un paisaje semidesértico espinoso y rojizo muy afectado por el Global Warming. Entre los arbustos y acacias y pastizales secos viven muchos animales: camellos, zorros, perros y toros salvajes, lobos y chacales, vacas y cabras, chitas y gatos de todos los tipos, pájaros, hienas y águilas, víboras y escorpiones,  compartimos todos el mismo espacio de la misión con respeto y ternura.

Parroquia San Carlos Lwanga de Tuum

La misión en África se lleva adelante como los rieles del tren: un riel es lo que se llama el Trabajo Social, todo aquello que comporta desarrollo (edificios, proyectos de agricultura como cultivar tomates y sukuma wiki que significa empujar la semana, plantación de árboles frutales especialmente cítricos; otros proyectos pueden ser un taller de mecánica, como el de nuestro vecino de la Iglesia Presbiteriana que el 2015 fue capaz de ensamblar un Land Robert en esta salvajada de Tuum, proyectos de agua, proyectos de Educación en Salud y farmacia ambulante… y el otro riel es nuestro Trabajo Pastoral, todo aquello que tiene que ver con Formación Cristiana y Educación en la fe que es nada menos que Educación para el amor en una comunidad donde el amor es concreto, es mas que un sentimiento, es la fuerza que procrea y hace que los samburus tengan muchas mujeres según vacas tengan.

Celebramos bautismo solo después del proceso de catecumenado y bodas casi nunca, funerales no se hacen ya que los samburus acostumbran darle los cadáveres a las hienas y si alguien se muere ya no se le nombra mas, confirmar en la fe a alguien es bien extraño y lo es más todavía que alguien venga hasta nosotros por confesión.

La vida es muy intensa y todo se hace en medio de cantos y belleza. Un grupo que llama mucho la atención son los guerreros o murran, aquellos que protejen el ganado de robos y tragedias, los guerreros son muy detallistas con sus trajes y joyas, cuidan su pelo y son perfección muscular  no solo por la fuerza sino también por la alegría, cantan en las noche de luna llena y animan todas las celebraciones de la comunidad: circuncisiones, bodas y otras fiestas. Se alimentan de sangre fresca mezclada con leche recién ordenada y miel, practican la caza y las mujeres se deben dejar amar por ellos cuantas veces así lo deseen.

La gente viven en manyattas, donde hay una cantidad de cuerpos de elefantes hechizos con ramas de árbol y techos de estiércol de vaca que humean en las manyanas y las noches, horas de comida, intercambio y encuentro.

Los niños son los más en la comunidad Samburu, ellos ayudan a cuidar el rebaño, algunos van a la escuela y otros andan por ahí sin destino alguno. Las mujeres son las que mas trabajan y su opinión no cuenta a la hora de hacer decisiones. Mujeres y niños son los que acompañan nuestras misiones y proyectos. Tenemos Catequistas que son quienes educan a la comunidad en la fe, con muchas dificultades pero allí están, animando las comunidades de base y la fe de los estudiantes… una tarea que no es fácil. En África la gente tiene sus religiones tradicionales. Los Samburus llaman Dios Nkai y los Turkanas Akimuy: Dios es alguien que lo ve y sabe todo y ellos recurren a Nkai cuando hay sequia o conflictos inter tribales.

Siempre en nuestros encuentros hablamos de servir a los pobres, pero los samburus y los turkanas son pueblos ricos con identidad cultural y futuro… quizás los salvajes somos nosotros cuando venimos con tanta tradición cultural creyendo que tenemos la verdad absoluta dando lugar a un dios de colonialismo y falta de respeto a lo que el espíritu Santo hace cada dia en el corazón humano. De todos modos el corazón de la misión es la caridad y cuando los misioneros llegamos a un lugar con errores y desaciertos llega también el Espíritu que hace nuevas todas las cosas, llega desarrollo y conocimiento, llegan fuerzas de transformación humana y social y llega desarrollo y mayor conciencia de lo que significa ser humano y lo que es más importante para nosotros descubrir que somos todos hijos de Dios, familia de Dios para transformar el mundo en un espacio más fraterno, más amigo, más justo, más solidario.

Germán Mejias mxy
Misionero en Tuum, Kenia

Un pensamiento sobre “Un misionero entre los Samburu

  1. Erika

    Linda experiencia con un reto inmenso para no llevar una verdad absoluta, eliminando estereotipos que hacen ver los contextos con una mirada predeterminada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *