Misioneros de Yarumal, 90 Años

1-SU GESTACIÓN Y NACIMIENTO.

Para escribir sobre el Instituto de Misiones Extranjeras de Yarumal, tengo que referirme a su Fundador, Monseñor MIGUEL ÁNGEL BUILES GÓMEZ, Obispo de Santa Rosa de Osos, Antioquia- Colombia- Nacido en una vereda del pueblo de Donmatías, el 9 de septiembre de 1988, ordenado sacerdote en Santa Fe de Antioquia el 29 de noviembre de 1914 y consagrado obispo el 3 de agosto de 1924. Murió en Medellín, el 29 de septiembre de 1971. Actualmente es Siervo de Dios, en proceso de canonización.

El Seminario de Misiones –como se llamó al inicio- tuvo su origen en el corazón misionero de este Prelado que regía una de las diócesis más extensas del territorio nacional de Colombia. En sus tres primeros años de su trabajo pastoral como Cooperador y luego como Párroco en unos territorios inhóspitos, malsanos y extremadamente lejanos de los centros civilizados de  la diócesis, acrisoló su corazón misionero y, angustiado por la ignorancia religiosa, la pobreza y abandono de sus pobladores, tuvo la idea de fundar un Seminario de Misiones con el fin, primero, de auxiliar las diócesis más pobres de clero, y luego, salir a otros lugares del territorio nacional y del mundo. Así comenta un sueño que tuvo:

“Mi inquieta juventud se internó por esas dilatadas regiones de 75 leguas de largo por 24 de ancho, desde el nacimiento del Cimitarra hasta la desembocadura del Magdalena, para repartir las migajas de pan del catecismo  a aquellas pobres gentes, que en pequeñas aberturas levantan sus chozas, quedando rodeadas de la maraña, de las de las fieras y de las serpientes. ¡Bien hubiera querido engullirme en la selva! Pero por sobre los copos de las selvas milenarias se  levantaba hasta Dios mi espíritu y exclamaba: Envía operarios a tu mies. Si esto es en Antioquia, pensaba, ¿qué será en otras regiones de Colombia? Si esto es en Colombia, ¿qué será en el resto de América? A veces me sentía oprimido por la melancolía de bosque solitario y de esas almas más solitarias todavía, y ansiaba volar, de modo que hasta en sueños, lo recuerdo muy bien, desde el alto de San Agustín, más allá del alto de la Ceja, me espacié una noche en raudo y apacible vuelo hasta las playas arenosas del Magdalena, en busca de almas, con grande alegría mientras volaba, pero con grandes desengaños y la consiguiente desilusión cuando al despertar, me encontré sin alas y tan pesado como la víspera. Empero, volvía a levantar mi corazón y extendía de nuevo las miradas al resto de mi patria: veía las regiones extensas del Sinú y del San Jorge, del Atrato y del Magdalena, del Meta y del Vaupés, del Caquetá y del Urabá, de la Guajira y del Chocó, de San Martín y Casanare, del Arauca y Tierradentro, de Tumaco y San Andrés; y luego, al rumor de las olas, se iba mi espíritu hacia las más remotas islas y hasta las regiones paganas del lejano oriente, y exclamaba de nuevo: ¡La mies es mucha… envía operarios!

Siendo ya Obispo de Santa Rosa de Osos, durante la Asamblea de la Conferencia Episcopal, tratando del tema de la Evangelización, el Padre Mathurin Jehanno, Provincial de los Padres Eudistas y Primer Director de las Obras Misionales Pontificias, lo saluda como el hombre indicado para fundar un Seminario de Misiones, dado su espíritu misionero y su juventud.

Cuenta Monseñor Builes: “Estábamos en el año 1927; en secreto llamé a tres sacerdotes de toda mi confianza: padres Abigaíl Restrepo, Alfonso Restrepo y Pedro Luis Osorio y les expuse mis proyectos. La trascendencia de ello era incalculable; sus dificultades tan enormes como nuestras montañas. Es un pequeño Congreso que se desarrolla de la siguiente manera en la sacristía del Seminario de Santa Rosa de Osos: ¿Creen Ustedes que es factible la empresa? Excelentísimo Señor –contestó el Padre Abigaíl- La Encíclica “Maximun Illud” dice: “Urge la necesidad de cubrir los vacíos que abre la extremada necesidad de misioneros, según Benedicto XV y esto nos dice que en muchas partes las parcelas de la Viña del Señor han tenido que quedar abandonadas…Esta Exhortación de S. Santidad es como una orden para que los Señores Obispos, hagan cuanto esté en sus manos por las misiones católicas.”

-Monseñor Builes: ¿Y de qué medios –pregunto- nos podemos valer para llevar a cabo esta obra?

-Padre Abigaíl: Nuestro Santísimo Papa Pío XI ha dicho en la Encíclica “Rerum Eclesiae” que se emprendan las Obras Misionales que Dios cuidará de sostenerlas…”

-Monseñor: Y los auxiliares ¿quiénes serán?

-Contestaron: Si su Excelencia cree que podemos servirle, seremos nosotros; ¿cuándo debemos empezar?

-Hoy mismo –contestó el Obispo… ¿Pero dónde debemos comenzar?

-Padre Abigaíl: Dios proveerá”

Monseñor Builes expide el Decreto de Fundación el 27 de junio de 1927, y empiezan labores el 3 de julio del mismo año.

Fue como dar un salto al vacío. No tenía presupuesto para tan magna obra; no tenía profesores fuera de los tres sacerdotes que le ofrecieron su apoyo; no sabía cuántos alumnos le llegaran, pero sí esperaba un buen número, dada la propaganda de apertura que se anunció en las diversas parroquias. Sólo se apoyó en una fe inquebrantable, como la de Abraham, y en la providencia de Dios, manifestada en los bienhechores.

El día de apertura fue de decepción y desconsuelo: “Para los que miden el éxito por el ardor que los anima –escribió el Padre Abigaíl- es dura prueba esperar ciento y llegar cinco. Pero, ¡Qué mucho! Si Dios hace siempre sus obras complaciéndose en defraudar los cálculos humanos; y si no, ¿Cómo brillaría el poder de su mano?” Unos días después llegan otros candidatos hasta completar 16

Al año siguiente ya eran 40 los que se habían matriculado; por tal motivo tuvieron que conseguir en alquiler una casa para poder derribar la casa “Contento” –primer albergue de los seminaristas-y empezar allí las nuevas edificaciones para alojar a los presentes y futuros candidatos.

CONSTRUCCIONES: Empezaron en 1928 y concluyeron en 1954 con la inauguración de la capilla de la Inmaculada ubicada en el centro del edificio del Seminario Mayor.

El Seminario Menor se inicia en 1951 y concluye en 1954

CAMPOS DE MISIÓN DE LAS PRIMERAS TANDAS DE MISIONEROS.

La primera cosecha fue de 7 sacerdotes y cada año recibía la Ordenación sacerdotal un buen número, lo mismo que un buen número de Hermanos consagrados en el Instituto, como colaboradores en la Misión.

En 1938 el Obispo de Cartagena había firmado un Contrato con el Seminario de Misiones para que rigiera y pastoreara una amplia región de Simití, del departamento de Bolívar.

Estos son los nombres de las parroquias o campos de misión encomendados a esta primera tanda de misioneros salidos del Seminario de Misiones de Yarumal:

-Simití, San Martín de Loba, el Banco, Sabanalarga, Purísima, Lorica, Pinillos, Santana y Yondó. Después, en Santander: Vélez, Barbosa, Güepsa, Duitama. También Galerazamba y Barranquilla.

Con las promociones de Sacerdotes y Hermanos religiosos de los siguientes años se fueron atendiendo dichos campos de misión, hasta el año 1945, cuando al Seminario se le encomendó la Primera Misión en propiedad, y tuvo que ir entregando estos campos a sus respectivas diócesis.

PREFECTURAS Y VICARIATOS APOSTÓLICOS  creados por la Santa Sede y encomendados a los Misioneros de Yarumal:

  • Prefectura de LABATECA, segregada de la diócesis de Pamplona. Duró 11 años, cuando parte de ella fue incorporada nuevamente a la diócesis madre, y otra anexada a Arauca.
  • Prefectura de ARAUCA, luego elevada a VICARIATO, y posteriormente a DIÓCESIS en 1984.
  • Prefectura de MITÚ, desmembrada de Los Llanos de San Martín, el 9 julio de 1949.
  • Vicariato de SAN JOSÉ DEL GUAVIARE, segregado de Mitú, diciembre de 1967.
  • Vicariato de MITÚ-PUERTO INÍRIDA,
  • Vicariato de INÍRIDA, segregado de Mitú.
  • Vicariato de ISTMINA, Chocó, 14 de noviembre de 1952.
  • Vicariato de BUENAVENTURA, Valle, 14 de noviembre de 1952.

OTROS CAMPOS DE MISIÓN: Los Misioneros de Yarumal tienen o han tenido misiones en los siguientes lugares: San Andrés y Providencia, Misiones en Bolivia, Ecuador desde 1970; Venezuela, Perú, Estados Unidos. Misiones en África desde 1981: Angola, Kenya, Malí, Costa de Marfil, Camerún y Etiopía. En Centro América: Honduras y Panamá. En Asia: Camboya y Tailandia.

Algunos campos de Misión se han entregado por las siguientes razones: En las Diócesis y Vicariatos, porque ya cuentan con clero propio; en otros lugares, porque se cumplieron los Contratos; y en otros, por falta de personal para atenderlos convenientemente.

PERSONAL MISIONERO. Son 408 Sacerdotes ordenados en el Instituto hasta febrero de 2015.

Todas las Prefecturas, Vicariatos y Diócesis creados por la Santa Sede y entregados al Instituto fueron pastoreados por Obispos del mismo Instituto. Además, 2 diócesis ajenas al IMEY: la de Tierradentro, en el Cauca- y la del Banco –Magdalena- fueron pastoreadas por 2 Obispos de los Misioneros de Yarumal.

Total: 1 Prefecto Apostólico y 11 Obispos le regalado el IMEY a la Iglesia. Entre ellos, dos que han dejado profundas raíces para la historia: Monseñor GERARDO VALENCIA CANO, Obispo de la diócesis de Buenaventura y Monseñor JESÚS EMILIO JARAMILLO MONSALVE, Obispo de Arauca, mártir de la guerrilla del E.L.N. Está en proceso la causa de su canonización.

Los Misioneros de Yarumal se distinguen por su alegría, vida fraterna y servicio pastoral entre los pueblos más necesitados.

Bernardo J. Calle O. mxy

 

8 pensamientos sobre “Misioneros de Yarumal, 90 Años

  1. Xavier Alfonso Avila Patiño

    Excelente, felicitaciones, soy de Sabanalarga, Atlántico donde los Padres Javerianos administraron la parroquia San Antonio entre 1940 y 1950, su presencia misionera dejo gran huella en nuestra ciudad !!!! Cuanto celo y cuánto amor !!
    En nuestra parroquia inicio en 1940 su ministerio sacerdotal Jesús Emilio Jaramillo Monsalve entre septiembre y diciembre de ese año.

    1. Misioneros de Yarumal Autor del artículo

      Gracias por recordarnos, también nosotros recordarmos con cariño el paso por esas tierras.
      Cordial saludo

  2. SMPQ

    Felicito a los Padres Javerianos por la misión tan linda que ellos realizan en bien de los más pobres y que ese espíritu misionero siga llamando muchos más jóvenes a seguir el camino de Jesús, dar a conocer su Palabra y ser Luz y Sal de la tierra.
    Dios los proteja y les de su gracia para mantenerse fieles en el seguimiento a Cristo.

  3. Francisco Javier Rodriguez MolNO

    Agradezco mucho y pido bendiciones para los misioneros de yarumal porque en mi formacion academica recibi muchos valores que me han servido para ser un buen esposo y padre de dos hijos y ser un cristiano creyente y practicante

  4. VERONICA AGUILAR SANCHEZ

    Doy gracias a Dios por la presencia de los Misioneros Xaverianos de Yarumal en el cantón Balsas provincia de el oro- Ecuador. Por su ayuda misionera y conducción espiritual a todos los hogares, los jovenes, los niños, y los ancianos de nuestra comunidad y por guiarnos como verdaderos pastores para que no perdamos la luz del camino que nos lleva a Jesucristo nuestro salvador. Me llena de algria saber que testimonian su fe con su vida, practican los valores que enseñan,Tienen su espíritu colamada de una gran humildad y alegria para tramsmitir el evangelio. Felicitaciones en sus noventa años de Congregación a todos y un agradecimiento muy especial a todos los que han pasado por nuestra Parroquia San Francisco de Balsas, que Dios los bendiga siempre y les siga regalando sabiduria y fortaleza para vencer todas las dificultades y principalmente salud para seguir misionado en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo. Amen. Felicidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *