90 Años, más allá de las fronteras

Contento, casa en donde se fundó el Seminario de Misiones

Hace 90 años, en una fonda de arrieros, pobre y sencilla, nació el Seminario de Misiones Extranjeras de Yarumal. El joven obispo de la Centenaria Diócesis de Santa Rosa de Osos Monseñor Miguel Ángel Builes, preocupado por la evangelización de los más pobres y marginados dio comienzo a la más grande aventura misionera de América Latina. Sus sueños de juventud se hacían realidad:

“Cuando bogando rio abajo, me detenía en cada caserío y contemplaba a aquellos, que extendiendo sus manos suplicantes, me pedían pan para sus almas, me venían como obsesión aquellas palabras de Jesús: “La mies es mucha y los operarios pocos…” ¡Salvar esas almas de los mundos nuevos! ¡Pero veía tantas y yo, pobre misionero, víctima del paludismo, escuálido, macilento, ¿qué podré hacer? Mi alma vibraba empero, ansiosa de salvar esas almas… y ¡que osadía! Las del mundo entero”.

El pensamiento permanente y torturante de tantos pueblos que no conocen a Cristo y la carencia de misioneros, hizo madurar en su mente la decisión de fundar un seminario para las misiones extranjeras:

“Cuando, sentado en mi canoa de misionero, meditaba en los innumerables habitantes de esas riveras, pensaba: ¿qué podría hacer un pobre joven palúdico sin fuerzas físicas, aunque con gran voluntad?… y se me iba abriendo un deseo como de una fábrica de misioneros santos y sacrificados, no solo para esas comarcas tan necesitadas, sino también para el resto de mi patria, tan urgida, y aún más… mi mirada se perdía en la gran extensión de un mundo sin Dios”.

Y fue así como el 3 de julio de 1927, en una fonda de arrieros a la orilla del camino que lleva a Yarumal,  se fundó el primer Seminario de Misiones de América. Un seminario que hoy sigue preparando y enviado sacerdotes, hermanos y laicos a varios países de América, África y Asia.

Seminario de Misiones, 1954

Al llegar a nuestros noventa años, queremos rendir un homenaje de gratitud a todos nuestros mayores, al clero de Santa Rosa de Osos que, en los comienzos de la fundación, nos prestó a sus mejores sacerdotes, a los misioneros javerianos: obispos, sacerdotes, hermanos y laicos, muchos de ellos, ya en la casa del Padre, que a lo largo de 90 años, atendiendo el deseo  del Fundador y aceptando el mandato divino, han gastado su vida al servicio de los más pobres en varios lugares de Colombia y del mundo.

Nuestra gratitud a las hermanas Terciarias Capuchinas, y a las gentes de Yarumal, que transformaron la vieja casona de Contento en un sitio limpio y digno para acoger a los primeros candidatos.

Gratitud también, a todos los benefactores, familiares y amigos que a lo largo de nuestra historia nos acompañado con sus oraciones, su solidaridad y su ayuda generosa.

Gratitud a la Iglesia colombiana que nos ha apoyado y acompañado en toda nuestra caminada misionera.

Al llegar a los noventa años renovamos nuestro compromiso misionero, nuestra vocación ad gentes, nuestra opción por los más pobres y marginados, nuestra decisión de anunciar la Buena Noticia en aquellos pueblos que aún no conocen a Cristo y nuestras ganas de ir más allá de las fronteras.

Hernán Pinilla O.

HOMILIA EN LA CELEBRACIÓN DE LOS 90 AÑOS DE FUNDACIÓN DEL INSTITUTO

Mons. Edgar Tirado M. mxy Obispo Emérito de Tierradentro

2 pensamientos sobre “90 Años, más allá de las fronteras

  1. Juan Guillermo Hoyos Pérez

    Buenas tardes. Fui estudiante (interno) del seminario en los años 1977 y 1978, aparte soy sobrino del Padre Tulio Cadavid Tóbon (QEPD), uno de los tantos forjadores del seminario.

    Hoy, no se porque amanecí con un sentimiento de nostalgia, pensando en mis años en el seminarios, en los padres que hicieron parte de mi formación…, creo que pronto viajaré al seminario, espero me dejen recorrer junto con mi famiila sus corredores y su capilla…y de pronto poder saber si existen registos fotográficos de aquella época y porque no saber que paso con algunos de mis compañeros de estudio..

    Un abrazo y espero verlos pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *