Un misionero colombiano en Kenia

Historias compartidas por el padre Luis Carlos Fernández mxy, misionero en Kenia a través de la red social Whatsapp

kenia1011162

Anoche tuvimos la misa de media noche y los cristianos celebramos el fin de año y recibimos el nuevo con alborozo. Los jóvenes pasan tirando piedras a los techos de zinc como manera de celebrar pero hicieron daños pues a algunas personas que tenían paneles solares, especialmente a los maestros, se los quebraron. Los jóvenes muchas veces actúan sin pensar en las consecuencias de sus actos. Hoy domingo la gente asistió en muy buen número a la celebración y el coro cantó muy bien a pesar de que debería haber practicado ell sábado a las dos de la tarde y solo aparecieron dos miembros. La vida aquí es impredecible, a veces tenemos buena asistencia y a veces no aparece nadie. Me he sentido muy unido a a todos y he experimentado la presencia cercana suya, de mis amigos y mi familia. La gente de Lodung’okue ha sido muy especial para expresar su apoyo. Definitivamente con tantas personas cercanas la vida se hace más fácil.

Todos los días encontramos gente diversa. Unos muy amables, otros más serios pero todos dejan huellas en nuestras vidas. Muchas veces nos llevamos sorpresas. Ayer me encontré co un señor que tiene un afro inmenso absolutamente blanco. Yo lo había visto de lejos pues no vive en Lodung’okue y me saludo con una amabilidad increíble. Y me decía: padre que gusto verlo.

Kenia

Familia Keniana

En la tarde se vinieron todos los borrachitos del pueblo a darme el pésame por la muerte de mi hermano y formaron una algarabía increíble. Hoy en la mañana me encontré en el camino con una señora que cargando su niño se dirigía a Lodung’okue y me saludo con una alegría tan grande que me llenó el corazón y me dejó con remordimiento de no haberle dedicado más tiempo. Todos los días me encuentro con los pastorcitos extenuados por el calor y con sonrisa amplia y auténtica me saludan y me piden un dulce: “Perementi”. Estamos en la cultura del encuentro y se le dedica tiempo. Una actitud positiva puede cambiar la percepción que la gente tiene de nosotros y una palabra o acción oportuna puede hacer más bien que mil homilías

Buenos días les cuento que cada día voy disfrutando más el encuentro con la gente. La lengua Samburu poco a poco se va haciendo una realidad que me permite disfrutar más el estar con la gente, conocer más personas y experimentar su capacidad de acogida. Es una experiencia maravillosa poder hablar con los señores, las señoras, los jóvenes y los niños. La lengua es el principal instrumento para llegar a la gente. La palabra se hizo carne y habitó entre nosotros y con mis palabras puedo lograr vivir entre la gente y descubrir en en sus palabras que Dios me habla cada día . La vida misionera es descubrir el amor en los sencillos y saber que Él está ahí presente. Es descubrir que los valores son el camino para llegar a Dios

El día de mercado en Lodung’okue es los miércoles. La gente camina de todos los puntos cardinales. El ambiente es maravilloso, la gente se encuentra, se saluda, vende, compra o simplemente van a encontrarse con los amigos. Pasan mucho tiempo hablando de sus vidas, de sus familias, de sus animales y regresan cansados pero felices después de haber compartido con mucha gente

Hoy estuve en Lororo. La gente muy especial. Sencillos, acogedores, alegres, y descomplicados. Estamos en tiempo de escucha de la palabra. Todavía no hemos bautizado a nadie, seguimos reunidos debajo de un árbol pero se experimenta la fe sencilla de la gente. Me  pidieron que trajera una señora embarazada al hospital y yo me arriesgué a pesar del camino tan malo llegamos bien. Cuando empecé el viaje salió otra señora al camino y quería que la trajera a ella también. Para ellos es muy difícil entender que en una moto no se puedan cargar dos pasajeros. Pero es duro cargar así sea una sola pues el camino es malo, con colinas y muy pedregoso.

 

5 pensamientos sobre “Un misionero colombiano en Kenia

  1. Mirna amaya

    Hay que hermoso me hizo llorar Kenia es impresionante mente Hermoso independiente de las calle y el pollo cuando interactuanos con las personas se nos olvida lo feo del camino yo tuve la oportunidad de y la dicha de estar ahy en verdad que me enamore los nińos son un amor a pesar de la dificultades que viven diario son felices y siempre tienen una sonrisa en sus labios las personas adultas sus culturas todo ellos son un amor uno se siente muy querido por ellos Esos paisajes de Kenia son únicos en el mundo sus animalitos la forma de sus arbustos unico gracias a ustedes padres misioneros y hermanitas por llevar ese mensaje fe y esperanza a tantas personas humildes luchadoras que diario tiene que luchar por sus familia que Dios los bendiga siempre y les de mucha fuerza y sabiduría los quiero mucho gracias por todo

  2. Gabriel Upegui

    Cordial saludo y felicitaciones por tan grande labor.

    Soy docente de Idioma Ingles hace mas de 30 años, tengo conocimientos de agricultura y estoy fascinado con el continente africano.
    Me gustaría tener la oportunidad de participar en los procesos de enseñanza y divulgación que ustedes hacen en Kenia, mi experiencia y conocimiento seria de gran ayuda en las diferentes labores diarias.

  3. Raffael

    Que bonito saber que los MXY siguen son su Mision adgentes. Dios les siga dando vocaciones y la gracia del Espiritu Santo para que sigan expandiendo el Evangelio en los territories mas recondidos del planeta. Hace rato no he sabido del Padre Jorge Ivan Fernandez…. saludos desde Atlanta, GA

  4. Sandra Donovan

    Hermosa esta labor amo los misioneros de Yarumal espero poder poner mi granito de arena para que los niños de Africa tengan una vida mejor.
    Gracias padre Luis Carlos y Gracias a todos los misioneros que hacen esta hermosa tarea
    Dios los bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *